Praza Maior 1 988 388 100 | VOLUNTARIADO, Servicios Básicos. 988 388 133 (de 9 a 14 h)

Buscar
Buscador Concello de Ourense

Infraestruturas

Áreas

La calle Concordia será de acceso restringido a vehículos desde finales de mes. Así lo anunció esta mañana el alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome, quien avanzó que con esta medida se persigue dar un paso adelante decisivo para mejorar la movilidad peatonal en la ciudad, avanzar en la pacificación del tráfico y promover un modelo de ciudad que le dé prioridad al tránsito peatonal frente al de vehículos. Así, la calle dejará de recibir el tráfico común de vehículos más allá del ocasionado por las personas usuarias de las plazas de garajes y aparcamientos públicos existentes. Los restantes vehículos deberán circular por itinerarios alternativos de forma que, quien llegue a la glorieta de Progreso con Concordia, deberá desviarse por la calle Juan XXIII.

Las plazas de aparcamiento en superficie en zona azul se reservarán para los vehículos de carga y descarga, que solo las podrán utilizar nos horarios autorizados para darle servicio tanto a la calle  Concordia como a la propia calle del Paseo. De hecho, uno de los objetivos prioritarios que persigue el Ayuntamiento con esta medida es darle un carácter verdaderamente peatonal a la calle del Paseo y a la calle de Santo Domingo, cuyos tránsitos se ven constantemente afectados por el tráfico de vehículos de la perpendicular calle Concordia.

Esta medida es una de las iniciativas incluidas en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible de Ourense, promovido por la Concejalía de Infraestructuras y Movilidad, y elaborado por la empresa Urbamas Consultoría de Urbanismo y Arquitectura. El Plan, aprobado por la junta de gobierno local del Ayuntamiento del día 28 de noviembre es una herramienta imprescindible para trabajar en un nuevo modelo de movilidad que le da prioridad a los peatones.

El documento incluye las aportaciones recogidas durante un amplio proceso de participación social, y aborda cuestiones como los movimientos de tráfico, zonas peatonales y humanizaciones, zonas donde se debe intervenir para incrementar la seguridad viaria, incorporación de elementos mecánicos de movilidad vertical, cámaras de vigilancia, radares, zonas A30, entre otros. También prevé la creación de una oficina municipal de movilidad o una comisión técnica-política y otra de seguimiento del plan.