Praza Maior 1 988 388 100 | VOLUNTARIADO, Servicios Básicos. 988 388 133 (de 9 a 14 h)

Buscar
Buscador Concello de Ourense

Medio Ambiente

Áreas

El Ayuntamiento de Ourense pone en marcha una campaña frente a la invasión de estorninos en la ciudad. El alcalde, Gonzalo Pérez Jácome, y Juan Fraga, responsable de la empresa Larus Control, explicaron esta mañana las intervenciones que se llevarán a cabo para desplazar la colonia de estorninos que se encuentra en Ourense con la finalidad de poner fin a las molestias que la proliferación de estas aves le ocasiona a la ciudadanía al generar excrementos, ruidos e impedir disfrutar de los diferentes espacios públicos donde se asientan.

La campaña apuesta por implementar medidas “ecológicas y naturales”, subrayó el alcalde, “que se han comprobado eficaces en otras localidades”, y permitirán poner fin a un problema que se lleva registrando en Ourense “durante más de una década”, dijo.

En Ourense está asentada en la actualidad una población de unos 10.000 estorninos, entre los autóctonos y los llegados de otras localidades. Su presencia se irá incrementando hasta el mes de marzo, por el asentamiento de más aves que migran desde el norte de Europa y se instalan en la ciudad atraidas por el calor, la existencia de espacios protegidos y la luz artificial.

El objetivo de la campaña no es eliminar estos animales, sino desplazarlos: “conseguir que no estén a gusto en la ciudad y se vayan la otras zonas a pernoctar”, manifestó el responsable de la empresa, Juan Fraga. Los trabajos comenzarán con la elaboración de un censo con las zonas más conflictivas. A partir de ahí se comenzará con las intervenciones, en horario nocturno para evitar interferencias, cuando los estorninos descansan. Se soltarán águilas Harris, especie procedente del norte de América y depredadora natural -e inofensiva para la especie humana-, que asusten e incomoden los estorninos. Tras esta primera fase, se utilizarán también otras técnicas como el uso de sonidos, luces o efectos ópticos.

Los trabajos tendrán continuidad durante varios meses, ya que objetivo no es solo que se desplacen las aves que ya se encuentran en la ciudad, sino también evitar que lleguen a establecerse aquí nuevos ejemplares.