Praza Maior 1       988 388 100

Buscar
Buscador Concello de Ourense

Seguridad ciudadana

Áreas

En las últimas semanas la Policía Local de Ourense ha intensificado su presencia y actuaciones en las calles donde se concentra la actividad de ocio nocturna, en el Casco histórico de Ourense, especialmente en las calles Pena Corneira, Cabeza de Manzaneda, Luna y Pizarro, aunque los operativos también han actuado en otras como la calle Pájaro.

Con este incremento, y tal y como se puso de manifiesto en la reunión mantenida en la Subdelegación del Goberno, ademas del control das posibles actividades irregulares se pretende realizar una labor preventiva y de concienciación. En estos operativos, los agentes de la Policía Local realizan controles exhaustivos de horarios de cierre; que los locales de ocio ejerzan su actividad con las puertas y ventanas cerradas; que las terrazas cuenten con autorización; así como mediciones de ruido a diferentes horas.

En lo que va de año, se realizaron un total de 89 actuaciones de control de locales de ocio (durante todo el año 2018 fueron 196); se denunciaron 7 locales por infracción de horario (en todo el año 2018 fueron 57); otros 3 fueron denunciados en materia de ruido y contaminación (en 2018 fueron 40). Además, en estos tres primeros meses de 2019, se levantaron 8 actas policiales a locales por licencias no adecuadas a la actividad que estaban desempeñando; así como 2 denuncias por menores consumiendo alcohol en locales y otras tantas por fumar en el interior de establecimientos.

El refuerzo de la actividad en el mes de marzo tuvo especial incidencia en la zona donde se concentra el mayor número de locales de la noche ourensana. Así, los controles se reforzaron en un entorno que acoge un total de 15 locales en las calles Luna (7), Pena Corneira (5) y Cabeza de Manzaneda (3).

En este entorno, las actuaciones policiales de las últimas dos semanas se producieron por infracciones de horario y personas consumiendo alcohol en la calle Luna; a un local de la rúa Pájaro por encontrar en su interior a menores consumiendo alcohol y por el ruído en la calle por tener las puertas abiertas; así como en dos locales por ejercer una actividad diferente a la autorizada, en las calles Luna y San Francisco. En la calle Pájaro los agentes cursaron sendas actas por no presentar el local el seguro correspondiente y por no disponer de hojas de reclamaciones.

Además, los agentes realizaron una medición de ruido en una casa particular de la calle Valle Inclán para comprobar los decibelios generados por una discoteca en el bajo del edificio.